25 de febrero de 2016

Solo querías hundir
tus manos
entre mis costillas,
y notar
como dejaba de latir
aunque ya estuviera muerta.




No hay comentarios:

Publicar un comentario